Funciones de un administrador de fincas

por | 17 Agosto, 2015

Funciones de un administrador de fincas

Los administradores de fincas son profesionales que se encargan, a petición de los propietarios de dichas fincas, ya sean rústicas o urbanas, o por decisión de una junta de propietarios, de gestionar los asuntos financieros, legales y técnicos necesarios para el mantenimiento y administración económica de las mismas.

Un especialista en administración de fincas o, en su caso, el secretario-administrador es un cargo que puede ser ejercido por cualquier propietario, así como por personas físicas. También podrá recaer en corporaciones y otras personas jurídicas en los términos establecidos en el ordenamiento.

De esta forma, los abogados que se encargan de administrar fincas, tienen entre sus funciones legales:

  • Velar por el buen régimen de la casa, sus instalaciones y servicios, y hacer a estos efectos las oportunas advertencias y apreciaciones a los titulares.
  • Preparar con la debida antelación y someter a la junta el plan de gastos previsibles, proponiendo los medios necesarios para hacer frente a los mismos.
  • Atender a la conservación y entretenimiento de la casa, disponiendo las reparaciones y medidas que resulten urgentes, dando inmediata cuenta de ellas al presidente o, en su caso, a los propietarios.
  • Ejecutar los acuerdos adoptados en materia de obras y efectuar los pagos y realizar los cobros que sean procedentes.
  • Actuar, en su caso, como secretario de la junta y custodiar a disposición de los titulares la documentación de la comunidad.
  • Mediador entre la comunidad y el propietario, entre los mismos propietarios, entre la comunidad y las administraciones públicas.
  • Custodiar la documentación del arrendador o comunidad.
  • Expedir certificados de deuda o corriente de pago para una correcta reclamación judicial o transacción inmobiliaria.
  • Establecer criterios contables e información clara y precisa, realiza las liquidaciones para su aprobación, actualiza las rentas, repercute las obras, se ocupa de los cobros de los recibos a inquilinos o propietarios, repercutiendo los consumos individuales susceptibles de individualización, de morosos, deudores. De los pagos a proveedores, nominas, acreedores, etc.

En conclusión, la administración de fincas es una profesión liberal en la que el especialista presta servicios de administración de forma habitual, continuada y retribuida, ofreciendo un asesoramiento a los propietarios de bienes inmuebles, administrando sus alquileres y llevando la gestión de sus comunidades de propietarios. Desarrollando una actividad de gran valor socioeconómico que afecta, de forma directa, práctica y cotidiana, a la vida de los ciudadanos.

Uno de los despachos de abogados más reconocidos a nivel nacional, especialistas en administración de fincas, es el despacho de www.lkconsultores.com, compuesto por un equipo altamente cualificado dispuestos a atenderle en el momento que los necesiten.