El asesoramiento nutricional como ayuda psicológica

por | 20 Septiembre, 2016

El asesoramiento nutricional como ayuda psicológica

El asesoramiento nutricional es una de las técnicas de psicoterapia más antiguas, con la que se intenta lograr un mayor bienestar físico, emocional, mental y social. Ya que cada cosa que nos sucede tiene un significado. El cuerpo humano es capaz de expresar cualquier estado sentimental en el que se encuentre la persona.

En esencia, se considera que casi el 100% de nuestra forma de ser, de nuestra personalidad, es fruto de nuestras experiencias. Aunque nacemos con fuertes predisposiciones genéticas o biológicas, es el aprendizaje el que nos hace que estas potencialidades cristalicen en una u otra dirección. Todos los períodos de nuestra vida son importantes porque posibilitan experiencias y aprendizajes y se va moldeando nuestra manera de ser.

A veces tenemos experiencias que nos hacen aprender reacciones emocionales dañinas o dolorosas. Sea de forma rápida y concreta, o progresivamente a lo largo de los años, los problemas emocionales son fruto del aprendizaje. Cuando alguien sufre una depresión, un trastorno de ansiedad o un problema de alimentación, no están locos, ni enfermos, ni son débiles, sencillamente ha sido víctima de una serie de desafortunadas experiencias.

Una psicóloga, especialista en lo cognitivo-conductual, es experto en aprender y desaprender. La terapia consiste en enseñar una serie de técnicas y estrategias psicológicas probadas científicamente para que la persona afronte su problema emocional y lo maneje hasta eliminarlo. Éste se convierte en un asesoramiento nutricional, como si fuera una clase de entrenador y la terapia es un proceso de entrenamiento o reaprendizaje donde se elimina el resultado de malas experiencias.

Durante el proceso, la psicóloga profesional se vale de diversas estrategias que tienen por objeto la flexibilización y modificación de los esquemas disfuncionales y los pensamientos automáticos que se desprenden de éstos. Los resultados no deben confundirse entre sí, puesto que el grado de eficacia es variable y resulta dependiente del tipo de problema conductual. Sin embargo se ha encontrado útil tratando algunos trastornos y padecimientos como la ansiedad, la depresión, los ataques de pánico, las fobias, bulimia, esquizofrenia, entre otras.